Aprende a crear un currículum sin experiencia

Todos hemos tenido que buscar trabajo en algún momento en el que teníamos nula (o muy escasa) experiencia laboral. En este proceso, diseñar un currículum que refleje nuestras capacidades y que consiga captar el ojo del reclutador es el objetivo. Y conseguirlo está en nuestras manos.

Para ello, hay que partir de ciertos elementos que te darán la clave para escribir el mejor currículum vitae si aún no tienes experiencia:

  • Construir una estructura curricular coherente
  • Buscar alternativas prácticas a la experiencia laboral
  • Conocer qué son las competencias y cómo te pueden ayudar
  • Crear la base de tu CV para luego personalizarlo en cada oferta

Y, sobre todo, no perder las ganas y la energía para crear un perfil profesional que muestre lo mejor de ti y realmente te represente. Recuerda que tu CV va a ser lo que muchas empresas tengan de ti en un primer momento. Aunque la selección de personal actual va más allá del currículum, siempre debemos buscar que nuestro perfil se adapte al máximo a lo que el mercado laboral busca.

 

Cómo enfocar la redacción de un currículum sin experiencia

Antes de entrar directamente a la estructura que debe comprender nuestro currículum sin experiencia, es importante que revisemos algunas cosas que no hay que dar por sentado:

  • Por un lado, el hecho de no haber tenido ningún puesto de trabajo remunerado no quiere decir que no hayamos realizado actividades que sean cercanas a la experiencia laboral. Y que muchas empresas valoran.
  • Por otro lado, es importante que nos familiaricemos con las competencias. Estas definen las capacidades y aptitudes que poseemos, como puede ser una buena organización y gestión del tiempo.

¿Seguro que no tienes ninguna experiencia laboral?

A la hora de escribir un currículum sin experiencia, es importante luchar contra uno elementos que está en nosotros mismos: la minusvaloración de nuestras experiencias y el auto boicot. Así, hay muchos períodos y actividades en nuestra vida en los que podemos haber desempeñado funciones y desarrollado aptitudes necesarias para puestos de trabajo:

  • Prácticas curriculares y extracurriculares: Por supuesto, cualquier tipo de periodo de prácticas en cualquier puesto de trabajo forma parte de la experiencia laboral en ese puesto. Sí: una experiencia inicial, sin demasiada responsabilidad y habitualmente no más larga de 1 año. Pero en la que hemos desempeñado multitud de funciones que se pueden demandar en la oferta a la que estamos aplicando, y que son las que realmente busca el reclutador.
  • Experiencias de voluntariado: Hoy día, encontramos la posibilidad de hacer voluntariado cada vez en más ámbitos y sectores. En muchas ocasiones, los voluntarios, si muestran proactividad e interés, acaban realizando tareas y funciones similares a las que puede realizar un asalariado. Por tanto, incluir estos periodos como parte de tu experiencia no es ninguna tontería.
  • Iniciativas propias, proyectos: Si en algún momento has iniciado cualquier tipo de proyecto en el sector en que buscas empleo, siempre será un punto positivo añadirlo al CV. Por ejemplo, haber realizado algún trabajo como freelance o alguna publicación son actividades prácticas que pueden incluir tanto funciones necesarias para el puesto como demostrar competencias que te ayudarán a lograr un empleo, como la cotizada iniciativa.

Recuerda que, al final, lo que se busca en un proceso de selección es una persona que sea capaz de realizar las funciones concretas que el puesto de trabajo requiere, que, además, cuente con las competencias ideales para su desempeño profesional en la empresa en cuestión, así que no quites importancia a cualquier elemento que pueda ayudarte a la hora de incluirla en tu currículum.

 

El fuerte de un CV sin experiencia: las competencias

Es cierto que muchas veces seguimos pensando que la selección de personal se basa en una mera revisión de currículums, ¡pero no es así! La criba curricular es sólo una de las fases de la selección, pero las más determinantes son aquellas en las que se realizan entrevistas y pruebas a los distintos candidatos, y, dentro de estas, la entrevista por competencias es la que lidera actualmente la selección de personal.

Por eso, si tenemos escasa o ninguna experiencia laboral, es muy importante conocer nuestras competencias y plasmarlas en el CV, dividiéndolas en:

  1. Competencias duras o hard skills: Son las capacidades técnicas o tangibles que has adquirido en formaciones, voluntariados o empleos de otro sector. Algunas de ellas son los idiomas, conocimientos de programas informáticos o habilidades comerciales, por ejemplo. En el caso de las competencias duras, lo más recomendable es incluirlas en apartados diferenciados, como puede ser uno para los idiomas y otro para los conocimientos informáticos.
  2. Competencias blandas o soft skills: Seguro que has oído hablar de ellas, son las que actualmente están ganando peso a la hora de elegir al candidato perfecto. Representan aquellos valores individuales que, en cada puesto de trabajo, aseguran o prevén un mejor desempeño del mismo por el candidato así como su integración en un equipo de trabajo preestablecido y una estructura empresarial concreta.

Algunas soft skills que puedes incluir en tu CV si no tienes experiencia son:

  • Capacidad de organización y planificación
  • Compromiso y responsabilidad
  • Adaptabilidad y flexibilidad
  • Pensamiento crítico
  • Trabajo en equipo
  • Liderazgo

Para ello, es importante realizar un autoanálisis personal y darte cuenta de qué soft skills te representan mejor a la hora de integrarte en un entorno laboral.

 

La estructura de un currículum cuando no tienes experiencia

A la hora de organizar las secciones de tu currículum sin experiencia, y aunque ya sepas cómo mirar con otros ojos secciones como el historial laboral y las competencias, no podemos olvidar lo básico. Tu CV debe incluir las secciones necesarias en cualquier currículum:

  1. Datos personales y de contacto
  2. Perfil profesional
  3. Formación académica
  4. Experiencia laboral
  5. Competencias
  6. Otros datos de interés

Para ello, encontrarás infinidad de modelos de plantillas modernas y actualizadas que te harán más sencillo el proceso. Pero, si quieres que un currículum sin experiencia brille más que los demás, tendrás que prestar especial atención a estas secciones:

 

Enfatiza el apartado de formación

En un CV sin experiencia, y si pensamos desde algo tan sencillo como el espacio que tenemos para exponer nuestro perfil, habitualmente tendremos la posibilidad de desarrollar nuestra formación más que en perfiles con un dilatado desarrollo profesional, ¡aprovéchate de ello!

Incluye en tu sección de formación todos aquellos cursos, formaciones, seminarios o estancias que te hayan aportado conocimientos en las ramas del campo de trabajo en el que estés interesado. Pero recuerda exponerlos de forma clara y sencilla, ¡huye de crear párrafos y enumera con frases cortas!

 

Adjunta una carta de presentación enfocada a la oferta

A la hora de buscar empleo sin experiencia laboral, una de las bazas que debemos tener en mente es mostrar un interés genuino por el puesto. Y, si tenemos la información, por la empresa en particular.

Muchas empresas reciben multitud de CV de candidatos a formar parte de su equipo, pero siempre destacarán aquellos que conozcan y se hayan informado del recorrido de la empresa. Aquellos que justifiquen por qué esa empresa y no otras son el espacio donde buscan desarrollarse profesionalmente. Este tipo de documentos, adjuntos a un currículum vitae sin experiencia, pueden ser el punto de inflexión que demuestre el interés particular de una persona por un proyecto, y siempre será bien valorado por la empresa, haciendo destacar el perfil.

 

Algunos tips que te ayudarán en la redacción y envío de tu currículum

Si has llegado hasta aquí, es que cuentas con las claves para poder enfocar la creación de tu currículum aunque no tengas una gran experiencia laboral. Y para que te quedes completamente tranquilo, te damos algunos consejos de última hora que no deben faltar a quien está construyendo su CV:

  1. Céntrate en las funciones realizadas: sé concreto, exponlas con claridad.
  2. Utiliza composiciones sencillas: Demasiados colores o formas extrañas distraerán al reclutador de lo importante.
  3. Distribución que ayude a la lectura: Distribuye las secciones de forma ordenada y, de nuevo, sencilla.
  4. No te olvides de la ubicación: En muchos CV es habitual encontrar que falta la ubicación o ciudades en las que el candidato está buscando empleo. Este es un dato importante que hay que recordar incluir.
  5. No ocupes más de 1 página: Al igual que con la sencillez, en un currículum menos siempre es más.
  6. Acude a portales especializados en ofrecer empleo a candidatos sin experiencia, como Primer Empleo.

Ahora ya tienes todo aquello para lanzarte a crear el¡ currículum que, aún sin experiencia, realmente transmita todo aquello de lo que eres capaz. ¿A qué esperas para ponerte manos a la obra? ¡Vamos allá!

 

Otros artículos de interés:

Deja tu comentario

Tu email no será publicado. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TRALEMTOContacta con nosotros
En pleno siglo XXI Tralemto está donde lo necesites.
NUESTRAS SEDESDonde encontrarnos
https://www.tralemto.com/wp-content/uploads/2021/08/mapa-sedes-tralemto.png
A UN CLICKTralemto en las redes sociales
También estamos en las Redes Sociales para ayudarte

Copyright 2021 Tralemto. Todos los derechos reservados.